Introduction

La oruga procesionaria. Prevención y cuidados.

Mantener al perro atado y controlado bajo nuestra supervisión en lugares endémicos, salvará vidas. Si el lugar de ocio de su perro es de la misma descripción de este artículo, evite llevarlo durante un tiempo.

La oruga procesionaria. Prevención y cuidados.

capullo de oruga procesionaria
Nido de la oruga procesionaria

La oruga procesionaria (lepidóptero) es perteneciente al grupo de notodóntidos.

Estos insectos suelen hospedar en zonas de pino y su estación del año suele ser al finalizar el invierno, entrando en los meses de febrero, marzo y abril.

Normalmente frecuentan por la zona mediterránea.

Si observamos bien las ramas de los pinos, se apreciará una especie de envoltorio en forma de nido de tela de araña.

Es alrededor de esa zona donde anidan o habita la oruga procesionaria.

Suelen ir bajando al cambio de temperatura (mayo, junio) para buscar comida y luego enterrarse, y pasar el estado de pupa.

Su nombre proviene por la similitud a una procesión cuando caminan en línea una detrás de la otra.

Es una de las características por las que podemos reconocer a estas orugas.

En muchas ocasiones cuando vamos distraídos y observamos en el suelo unas líneas, solemos dar un sobresalto confundiéndose con un reptil.

Estos insectos por su alta toxicidad son peligrosos tanto para personas, como animales.

Cuando la piel toma contacto con los pelos urticantes que rodean a la oruga, está provoca rápidamente una reacción alérgica.

Lo hacen como mecanismo de defensa ante una amenaza, formándose un bola para lanzar los pelos ante su oponente.

Pudiendo alcanzar de entre cincuenta a ciento cincuenta metros.

Efectos de la picadura de la oruga procesionaria

La picadura de la oruga procesionaria puede producir efectos de leves a graves, entre los que se pueden mencionar;

  • Hinchazón.
  • Picor.
  • Quemazón.
  • Fiebre.
  • Necrosis.
  • Shock anafiláctico…etc.

Concretamente lo que produce éstos síntomas de urticaria son las toxinas que están presentes en sus pelos de color blanco, llamados, «Thaumatopina». Muchos de los síntomas persisten incluso meses después.

Es por ello, su atención preventiva en niños, que ante la curiosidad todo lo tocan y en perros o gatos, que siempre están investigando con la nariz por delante.

Para prevenir el contacto lleve su perro controlado y atado en todo momento, o evite las zonas donde deambulan estos insectos.

Quizás te interese; Correa para perros

Si crees que tu perro ha tenido contacto con los pelos de estas orugas, póngase rápidamente en contacto con su veterinario.

La urgencia dependerá de la cantidad de pelos en contacto con la piel.

Si vas a limpiar (agua caliente) la zona para quitar los pelos incrustados, como en ojos, orejas, nariz…etc. Nos debemos de proteger con guantes, gafas.

Se aconseja no actuar por nuestra cuenta y poner rápidamente al perro en manos del veterinario.

0 comments on “La oruga procesionaria. Prevención y cuidados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Accesibilidad
Envíenos
su caso

Contacto