Introduction

La Agorafobia en el perro

La agorafobia hace del perro un ser dependiente
la agorafobia en el perro, como se produce y tratamiento

La Agorafobia en el perro

agorafobia
Perro tumbado en la puerta

La agorafobia puede comenzar a manifestarse en el perro desde los seis meses. 

Pero es a partir del año o la llegada de su madurez, cuando se consolida, y se diagnostica como un trastorno.

Se cataloga como un trastorno mayor, ya que anula al perro a hacer vida social. Cargándolo de miedos, y preocupación anticipatoria.

Mucho casos, suelen camuflarse perfectamente dentro de su núcleo familiar.

Y ¿Qué es la agorafobia?

La agorafobia es una ansiedad excesiva, y generalizada, que experimenta el perro en espacios abiertos.

Uno de los desencadenantes es la falta de control sobre si mismos ante la situación desagradable.

Se entiende como un proceso de experiencias angustiantes, que va siendo retroalimentado, y cogiendo forma, hasta instaurarse en agorafobia.

Siendo a través de:

  • La tensión.
  • Estrés.
  • Angustia.

Se dice que es generalizada, porque no se centra en algo concreto (persona, perros, coches, sonidos estruendo…etc.).

Son inestable en reacción, y situaciones.

Unos días se muestran más relajados, y otros, más tensionados y angustiados.

Pudiendo reaccionar ante los siguientes estímulos:

  • Espacios abiertos.
  • Ruidos ambientales.

El perro cuando experimenta la angustia, se bloquea, y no es pensante. Es por ello, que terminan generalizando la situación.

Esto, no le permite procesar lo que está ocurriendo delante de ellos, mal interpretando la fuente de la angustia.

Es el exceso de cortisol el encargado del bloqueo mental.

La agorafobia es conducida a través del estrés continuo qué siente el perro.

Muy dado en:

  • Perros de trabajo bajo presión constante.
  • Una educación severa, y estricta.
  • Trato hostil hacía el perro.
  • Cuando experimentan una fuga estresante y angustiosa;  Atropello, conflicto con otro perro, trato hostil por parte de un desconocido…etc.

Es por ello, que interpretarán esa intensa angustia como algo general del ambiente. 

La ansiedad que experimentan, cuando se prolonga en el tiempo, derivan cómo vía de escape en trastornos como:

  • Trastornos por ansiedad generalizada.
  • Fobia específica.
  • Personalidad dependiente, o excitable.
  • Episodios de agresión.
  • Motivación hostil.

Muchas veces, lo que empezó con un miedo minúsculo, termino cogiendo forma, y peso en su mente, quedando afianzado en su día a día.

Para enfocar estos casos, se debe de estabilizar al perro, con un tratamiento terapéutico qué regule los niveles del costisol (ISRS).

No se recomienda tratar al perro con algún tipo de ansiolítico.

Ya qué no le permitirá al perro ganar la atención, y percepción sobre el medio.

Esto será determinante para que vayan procesando los aprendizaje, durante la desensibilización progresiva.

Con el objetivo de inundar el cerebro del perro de experiencias positivas.

También te puede interesar leer:

0 comments on “La Agorafobia en el perro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Accesibilidad