Introduction

La llegada de un nuevo miembro de la familia

No debemos excluir al bebé de la nueva situación. Debe sentir que forma parte de la convivencia, esto le ayudará a llevar una estabilidad emocional.

La llegada de un nuevo miembro de la familia

miembro familia
Perro con un bebé

La llegada de un nuevo miembro de la familia suele ser motivo de preocupación para muchos propietarios. 

Las dudas más comunes que se plantean en torno a estos casos son;

¿Puede manifestar el perro celos hacia el bebé?

¿Como se debe plantear la presentación?

La llegada de un nuevo miembro a nuestro hogar, debe de ser para el perro lo más natural y gradual posible. 

Quizás te interese: Autocontrol emocional en el perro

Desde la preparación previa, (la habitación para el pequeño), como de la presentación del pequeño

Es quizás, este último es lo que presenta más inquietud, e inseguridad al propietario. 

Se ha demostrado la inteligencia emocional de los perro, ya en el vientre de su propietaria, suelen mostrar curiosidad ante el movimiento del nuevo miembro.

Se puede hacer la presentación de muchas formas, pero ante todo, es aconsejable que se haga desde la calma.

Sin tensión, ni exceso de control permanente hacia el perro, allá  por donde se mueva. 

No hay que olvidar, que los perros, todo lo exploran a través de la nariz. 

Es una forma de poner nombre y memorizar experiencias, situaciones o personas.

Es por ello, que cuando el perro muestre curiosidad a la llegada del bebé, lo haga aproximando la nariz

Tanto si está en brazos, o en altura, el perro continuamente está percibiendo el olor del pequeño y del estado en que se encuentra. 

Cuando nos decidimos a exponer al perro podemos;

  • Mostrar la ropita que ha usado el bebé mientras está en el hospital. Es una forma de exponer el olor del nuevo miembro. 

Para que así, cuando el bebé llegue a casa reconozcan el olor.

  • En perros (adultos) calmados y equilibrados (sin antecedentes de agresión) podemos mostrarle al bebé en el sofá, o una manta en el suelo.

Siempre desde la supervisión presente de los propietario, sin dejar a  solas al perro y él bebé. 

Es importante seguir cubriendo las necesidades emocionales del perro, como son la atención, el afecto o el juego.

Sin hacer sentir al perro excluido desde la llegada del bebé.

Las necesidades físicas (correr, andar, nadar) es un punto importante, que nos ayudará a mantener al perro calmado. 

Será determinante para que la aproximación hacia el bebé sea calmada. 

Las salidas  y los paseos no deben cambiar en la rutina del perro, para que no sufra un estrés por cambio de entorno o situación familiar. 

Ya que existen perros más sensibles que otros a los cambios de entornos o situación familiar.

Los puntos anteriores ayudarán a que el perro gestione mejor el cambio. 

Recordar, que ya sea con la presencia de un bebé, o sin bebé, debemos de tener presente que la casa es un sitio de paz. Si se trata de un cachorro, nunca es tarde para poner el límite en la aproximación “despacio”.

0 comments on “La llegada de un nuevo miembro de la familia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accesibilidad