habituacion perro

La habituación y desensibilización en el perro

habituacion perro
Primer plano perro teckel con toalla encima

Como educador canino, sé que habituar al perro es muy importante para su desarrollo emocional, de este modo tendremos un perro muy equilibrado.

En primer lugar, la habituación la trabajamos para prevenir en un futuro problemas de comportamientos en él perro. También con la acción repetitiva el perro aprende a ignorar y a habituarse a dichos estímulos.

De modo que, la habituación es una manera fácil de aprendizaje para el perro.

Por ejemplo, el trasportín para viajar, las jaulas educativas o los bozales, son claro ejemplo de habituación, el perro termina por ignorarlos tras muchas repeticiones en su vida cotidiana.

Sobre todo en este artículo de la habituación no puedo evitar acordarme de la cocker spaniel de club náutico de Arcos de la frontera.

Por aquel entonces andaba haciendo un curso de piragüismo en aquel club, y fue allí donde conocí a aquélla encanto de perrita, muy alegre y social que siempre acompañaba a los trabajadores de las instalaciones.

En el curso adiestramiento canino siempre estábamos acompañados para prevenir riesgos, por uno de los trabajadores en una lancha de gran potencia en la que iba montada aquella perrita. Una tarde al terminar la clase, me invitaron a montar en lancha, a mí sinceramente me hacía ilusión, pero, me impresionaba lo rápido que iba aquello, ya que había que agarrarse con mucha fuerza en todo momento y sin embargo observaba como aquella perrita permanecía tumbada en el suelo justo al lado del conductor, como si nada fuera con ella.

Cuando llegamos al puerto rápidamente se levantó y se dispuso a saludar a cada uno de nosotros. Era un claro ejemplo de habituación a aquella situación, para mí fue la practica a tantos años de teoría.

Otro caso muy a hilo con la habituación, fue el día que acompañé a un buen amigo al tiro al plato, en verdad a mí las armas no me gustan, pero era algo nuevo para mí y además se respiraba buen ambiente.

Cuando llegamos me dieron unos cascos para proteger los oídos de aquellos sonidos, me acerque interesando por cómo se competía y que normas existían sobre aquella competición.

Educación y habituación

Para mi sorpresa, como adiestrador de perros, en medio de todo aquel ambiente y ruidos me encontré con un labrador tumbado en su cama, y encima estaba dormido. ¿¡Cómo diablos podía ser!?, estaba claro que el perro se había habituado aquella situación, ¡ni siquiera se inmutaba lo más mínimo!

Sobre todo en la habituación el perro no necesita ser premiado, ni con comida, ni con afecto, aprende a ignorarlo tras muchas repeticiones de la misma situación en su vida.

Sin embargo, cuando hablamos de la desensibilización se utiliza sobre todo para los problemas de comportamientos, miedos, tensión, ansiedad…etc. Tiene otro enfoque. En este caso si se debe de resolver necesidades para de una forma aprenda a ignorar.

La habituación y la desensibilización van muy de la mano ya que ambos exponen al perro, pero de manera diferente.

Yo por ejemplo utilizo la desensibilización exponiendo al perro de forma directa al ruido o la situación al que tienden a tener una respuesta sensible, escaleras mecánicas, tiros de escopetas, ruidos ambientales…etc.

Para tal caso como he mencionado anteriormente, se expone al perro resolviendo sus necesidades (la sed, el hambre…etc).

Por lo tanto, el enfoque debe de ser firme con cada sonido o cada situación que estemos desensibilizando.

El enfoque

Nuestro objetivo mediante la exposición y resolviendo sus necesidades, es que la respuesta emocional del perro pase a ser secundario.

Otro ejemplo, de desensibilización y en este caso no es sonora, si no, con una situación en concreto la ansiedad a viajar en coche.

Exponemos progresivamente al perro al coche de menos a más, empezamos por una vuelta a la calle, así incrementando distancia poco a poco hasta que la ansiedad en el perro vaya desapareciendo.

Un dato importante sobre la desensibilización si pasa tiempo desde que lo expusimos la última vez al estímulo, debemos hacer de nuevo una progresión recordatoria (en positivo).

Finalmente me quedo con la base, exponer al perro cuanto antes y a cuantas más situaciones mejor. En definitiva, ¡moverlo mucho! Nosotros nos encargaremos de trasmitir seguridad solo estando con él. Pienso que es la mejor manera de prevenir muchas terapias.

José Luis

0 comments on “La habituación y desensibilización en el perro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Accesibilidad