Introduction

El marcaje en casa

El comportamiento de marcar en casa se debe de enforcar con compromiso y constancia.
perro marcando territorio en casa

El marcaje en casa

pipi
Perro marcando

Muchas veces el propietario confunde el problema de contención urinaria, con la conducta de marcaje en casa.

Esta orina no es abundante de primera necesidad. Son pequeñas cantidades en forma de dispersión que suelen encontrarse en altura, sobre esquinas, sillas, sofás…etc.

Está conducta de marcaje suele darse en machos jóvenes o adultos. Sobre todo en jóvenes durante el proceso hormonal (de seis a nueve meses).

Estos son movidos por la carencia de autocontrol sobre sus impulsos sexuales. 

Biológicamente lo hacen para subsistir la especie, es una forma de marcaje jerárquico y para incitar a la procreación. También lo suelen hacer a través de las heces.

Con todo esto, no exime al perro de la responsabilidad de aceptar las normas que se rigen en la convivencia, respetando que no se debe de marcar dentro de casa.

Muchos perros detrás de esta conducta presentan una agresividad mal controlada, derivado por una educación  y permisiva.

¿Por qué se considera agresividad mal controlada?

Un perro que vive bajo la permisividad, es un perro blando, chulesco, tirano, impulsivo.

En el momento en que se le pone un límite porque su conducta llega a ser una molestia, descubren que son poco tolerante a su frustración.

Marcan su desacuerdo enseñando los dientes o tirandose a morder, todo dependiendo del estadio en el que se encuentre las fases de la agresión.

En el proceso hormonal hace que tome protagonismo, la testosterona unida al cortisol.

Ambas hormonas son activas, directas y dominantes, que biológicamente coexisten para la supervivencia.

Muchos propietarios optan por la castración del animal. Ya en este blog tratamos la agresividad y la castración.

Puedes leer nuestra página de La castración como recuerdo educativo.

Recordemos que la castración no extingue un aprendizaje ya consolidado.

Por lo tanto, qué una castración haga disminuir los niveles de las hormonas anteriormente mencionadas, hará que la inquietud y la motivación sexual se vaya apaciguando.

Pero, el aprendizaje quedará pendiente en el perro.

Ya sabemos que está conducta se da por dos motivos;

– Nace la conducta y se retroalimenta por la crisis que experimenta el perro joven durante el proceso hormonal hacia la madurez. Dominación y procreación.

-En perros que viven bajo una educación permisiva, que no fomentaron resistencia a su frustración, no siendo tolerante a las objeciones que se le imponga.

Corregir esta conducta nos lleva de nuevo al punto de partida.

Diseñar un modelo educativo adecuado al perro y su convivencia, con la intención de generar progresivamente resistencia en su vida rutinaria.

Lo debemos enfocar cortando las zonas donde deambula él perro en casa, para que en nuestras presencia nos permita tener control y así poder corregir en el momento oportuno.

Como en la corrección de cualquier tipo comportamiento, se debe de cortar de raíz siendo constante y firme en la corrección, actuando SIEMPRE.

No nos sirve que unos integrante de la familia sean disciplinado y se impliquen y otros no.

Como tampoco nos sirve reñir a veces y otras, no.

De esta forma la conducta persistirá en el tiempo, ya que se verá reforzada de forma intermitente.

Tanto si optamos por castrar al perro, como por no hacerlo, cortar este problema de comportamiento requiere compromiso constancia.

Si los procesos de la agresividad no están avanzados, el caso suele terminar en éxito.

0 comments on “El marcaje en casa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Accesibilidad