Introduction

La conducta de explosión

La conducta de explosión nos garantizará un perro en el perro eficaz.

La conducta de explosión

Border collie tumbado frente a una oveja

Ya hemos ido tratando a lo largo de este blog, como se dan los aprendizajes, y las fases que se deben de respetar, para que así concluya con éxito. Una conducta de explosión es algo que debe adiestrarse.

Leer Artículo; Fases de aprendizaje


La teoría dice…Toda conducta que sea reforzada en el perro,bien en positivo, o negativo, dará a que en un futuro, se repita la misma conducta que le liberó de la presión, o que le recompensó.

Pero, si nunca corregimos, o complicamos las cosas, el perro solo se limitará a repetir una secuencia aprendida. 

Por lo que no pensará, solo actuará por inercia.

Y… ¿Qué es la conducta de explosión?

Es cuando se provoca en el perro una activación, para buscar a través de la resolución, la forma de poder llegar a la meta.

Bien sea recompensada, o reforzada ante algo negativo. No se debe de confundir con el refuerzo intermitente.

La conducta de explosión nos confirma el aprendizaje, mientras el refuerzo intermitente mantiene el interés, y la motivación en el perro, sobre un aprendizaje que ya está consolidado.

¿Cuando podremos provocar esta conducta en el perro?

Siempre y cuando, se hayan concluido con solidez los ciclo de aprendizaje;

Enseñar una acción –> reforzar la acción –> habituar como una nueva forma de actuar.

Aquí es cuando tratamos de reforzar la conducta, fomentando la capacidad de pensar, mediante la corrección, o complicación de un ejercicio.

Ya el perro sabe que le estamos pidiendo, podremos exigirle sobre lo que ya nos confirmó que sabe hacer. 

Si nos disponemos a exigir al perro sin respetar la fases de aprendizaje, podremos provocar una confusión.

Incluso podría entrar en evitación, provocar tensión, o mermar el vínculo

Es decir, cuando queramos reforzar, y hacer pensar al perro ante un nuevo aprendizaje…

Siempre se debe de complicar el ejercicio, para nosotros confirmarle si va en nuestra dirección.

Ya luego podremos corregir, ignorar, o premiar la conducta.

Aquí es dónde aparece la conducta de explosión.

Le presentamos el ejercicio de la misma forma, pero en este caso cambiaremos la secuencia de rutina.

El perro primero lo hará tal cual aprendió, pero a la llegada de lo impredecible, tenderá a buscar nuestro apoyo, o realizar acciones que ya hemos enseñado.

Ya que el sabe que no está siendo recompensado, donde antes si lo fue. Será su frustración el que activará a pesar.

Por eso, es llamada conducta de explosión, porque activa al perro, y le hace actuar de forma compulsiva.

Mostrará una variante de conductas ante nosotros, para probar si se le recompensa.

Aquí jugará un papel determinante nuestra institución, experiencia, y paciencia.

Sí queremos provocar que piense, debemos de dejar que el perro solucione por el mismo. Provocar la conducta de explosión, y que solucione, nos garantizará un trabajo eficaz.

0 comments on “La conducta de explosión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accesibilidad