Introduction

Aprendizaje, práctica y precisión.

Para que el aprendizaje termine con éxito y precisión, debemos consolidar cada fase del encadenamiento de la secuencia del aprendizaje.

Aprendizaje, práctica y precisión.

Aprendizaje y precisión en el adiestramiento
Doberman con aport en la boca

“La práctica no mejorará la precisión de un ejercicio, si el aprendizaje inicial no se dio correctamente.”

Muchas veces se comete el error de pensar que repitiendo un ejercicio una y otra vez, el perro mejorará por si solo la ejecución de la secuencia.

¿Cómo podemos exigir al perro la precisión sobre un ejercicio, que nosotros mismo no hemos enseñado correctamente?

El perro siempre seguirá respondiendo a la secuencia del ejercicio, de la forma qué se le reforzó.

Leer Artículo; La motivación en el perro

Si queremos que realice la secuencia con éxito, y además que concluya con precisión, debemos de respetar cada fase del aprendizaje.

Si no tenemos la paciencia que se requiere, y nos saltamos una sola de las fases del aprendizaje, aún con la práctica, el ejercicio siempre estará pendiente de mejora.

Pongamos un ejemplo:

Queremos que el perro nos traiga un objeto cuando se lo lanzamos.

La secuencia sería la siguiente:

Mostramos un objeto, y se lo lanzamos–>mando al perro a su búsqueda –>cuando el perro lo encuentra, pedimos la entrega.

Si al perro le gusta buscar, y portar cosas en la boca, irá en la búsqueda del objeto, e incluso podrá portarlo, y traerlo.  

Pero aún así, si no le damos al perro la oportunidad de aprender, se pueden dar varios casos:

  • Podrá buscar, y traer el objeto, pero lo hará con la boca blanda (se le cae continuamente de la boca), o cuando regresa en nuestra dirección, lanzará el objeto una otra vez hacia arriba (imitando la caza).
  • Una vez qué encuentra el objeto, entra en juego hacía otra dirección, (corre que te pillo).

Por lo que podremos practicar el ejercicio ciento de veces, pero no hará mejorar la secuencia.

El seguirá actuando de la misma forma que aprendió

Para mejorar el ejercicio, y exigir precisión, lo tendremos que enfocar de la siguiente forma:

  • Enseñamos a soltar un objeto (SUELTA), para luego enseñarle a coger de la mano (COGE).
  • Luego deberá mantener el objeto en la boca, aumentando el tiempo progresivamente (reforzando con afecto, MUY BIEN).

Cuando estos conceptos están claros…

  • Con el perro atado (para no dejar otra opción que regresar a nosotros) mostrando el objeto, y lo lanzamos a escasos metros, para luego decirle COGE.

Al regreso, no debemos coger el objeto de la boca a la llegada, le iremos aguantando progresivamente (que lo mantenga hasta orden SUELTA).

Cuando la fase anterior está consolidada…

  • Sentamos al perro, y mostramos el objeto. En este paso, no saldrá hasta la orden COGE.

Concluirá el ejercicio con la distancia progresiva, y asegurándonos siempre, no avanzar si no porta el objeto bien, o si tienden a irse en otra dirección.

Cuando quede claro que le estamos pidiendo, y el perro nos lo confirma con la acción, podremos aumentar la distancia e incluso soltarlo.

Siempre asegurándonos antes de que no entra en juego al regresar.

Si respetamos las fases del aprendizaje, dejando claro los conceptos, podremos exigir precisión.

Ya que al perro se le ha dado la oportunidad de tener claro toda la información de cómo se debe ejecutar la secuencia.

0 comments on “Aprendizaje, práctica y precisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accesibilidad