Introduction

La motivación

perro-pelota

La motivación

motivación-perros
Labrador negro con pelota en la boca

“La motivación es el motor que hará al perro pasar a la acción y acceder a muchos aprendizajes.”

Entre los propietarios de perros, están los que me suelen decir que no consiguen que su perro aprenda, que nunca lo encuentran participativos y si lo hacen se distraen con facilidad.

Como adiestrador de perros, lo más común que oigo es… “le tiro dos veces la pelota o un palo y a la tercera no le interesa o se queda olisqueando por otro lado”.

Al igual que en los humanos, los perros necesitan sentirse motivados para lograr la intensidad necesaria para actuar,  sea cual sea su especialidad. Si logramos encontrar el estimulo que motive al perro, tenemos un amplio abanico de aprendizajes en nuestros perros.

Existen muchas formas de motivar, como del mismo modo a todos los perros no les interesa, ni mantiene la curiosidad los mismos estímulos motivadores.

Sobre todo durante estos años siendo educador canino, he tenido en mis manos perros muy serios con poca participación con él juego. Y sin embargo con la comida han sido perros dignos de admirar cómo aprenden.

Y claro, también me ha pasado lo opuesto, me he topado con perros que les puede una pelota o un palo antes que su ración de comida.

Otros sin embargo, no les interesa ningún juguete, ni la comida pero, se desviven por agradar y sentir el afecto de su compañero.

Como he dicho anteriormente, hay muchas formas de motivar a un perro, el juego, la comida, el afecto, el instinto de caza e incluso, no podemos hacer con otros perros, para así llamar su atención y despertar su interés, mientras nos ven como jugamos con ellos, de paso vamos fomentando muchos aprendizajes por modelamientos.

Ya que ellos reclaman toda la atención, afectividad y contacto de la persona con la que se sienten identificadas.

La cuestión, está en encontrar lo que le agrada al perro y tenerlo siempre con las ganas de más pero, sobre todo que el perro sienta que ese momento tan placentero e interesante, es la felicidad en espera para ellos.

También están los propietarios que ven como su perro funciona bien con la comida como premio y sin embargo, se muestran reacios a utilizarlas.

Yo personalmente les digo, si está funcionando y no perjudica su especialidad, discrimina y tolera bien lo que queremos enseñarle….

¿Por qué, no?, ¿dónde está el inconveniente? Si el perro te está comunicando con sus acciones que está funcionando.

El aprendizaje con la comida como premio, no es una batalla perdida, mientras hagamos pensar al perro, sin crear acciones automatizadas.

Existen numerosos test para crear una motivación natural en el perro, para así orientarnos donde está focalizado el estímulo de interés, el umbral de excitación que existe y el tiempo que lo mantiene activo hacia la motivación.

Nos podemos servir de la convivencia, ya que observando con detenimiento nos facilitará mucha información.

Como resultado, otro factor importante a tener en cuenta,  es la forma en la que suministramos la motivación. He visto guías caninos aburridos y sosos, que a la hora de motivar ponen poco énfasis y eso luego queda reflejado por modelamientos en la participación del perro. 

Cuando motivamos indiferentemente de lo que le guste al perro, debemos de aprender a meternos en el papel y contagiarle el entusiasmo y la diversión con aquello que tanto le gusta y que para el perro en ese momento lo es todo, eso reforzará el binomio y su entrega en cada sesión de trabajo.

Finalmente, hay que tratar de que con esa motivación él perro “sienta” junto a su compañero momentos gratificantes, con nuestra entrega en el juego, nuestro afecto, la gratificación que le mostramos y nuestra comunicación agradable, de esta forma conseguiremos que se sientan realizados y con buena autoestima, sobre todo al “sentir” que su compañero está contento con él.

0 comments on “La motivación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Accesibilidad