Introduction

Miedo, ansiedad y fobia en el perro

miedo en los perros

Miedo, ansiedad y fobia en el perro

miedo en los perros
Foto de gatito y perro juntos

En este artículo hablaré desde mi punto de vista como adiestrador de perros de los conceptos de miedo, ansiedad y fobia en el perro, por las veces que muchos propietarios llegan a mí con un diagnostico hechos al azar.

Están los propietarios que llegan con perros llenos de miedos, pero carentes de ansiedad, y sin embargo ellos se obcecan en que existe un trastorno en el animal.

Otros propietarios, vienen con perros cargados de ansiedad, y lo medican como si de un trastorno se tratara. Sin existir un deterioro en la vida del animal.

¿Utilizamos ansiolíticos para todos los miedos? ¿Durante cuánto tiempo ¿Para siempre? Sería igual de desproporcionado que mandar antidepresivos a la primera crisis de ansiedad que experimente el perro.

Bien, para que lo tengamos mas claro, pasemos a definir los tres conceptos;

¿Que es el miedo en el perro?

El perro al igual que en el humano siente angustia por un peligro real o imaginario. Para el perro también es una respuesta natural ante algo que le ha pasado, que sucede en ese momento presente, o que a través de haberlo memorizado en otra situación él sabe que podría suceder.

El miedo como mecanismo de defensa en el perro, al igual que en el humano, permite reaccionar con rapidez ante un estímulo desagradable.

Las reacciones que tiene el perro frente al miedo son; Retraerse, bloquearse, huida, respiración agitada, palpitaciones o el cuerpo se tensiona preparándose para una respuesta (a veces el ataque)…etc.

Un ejemplo muy común del miedo en el perro y sobre todo en cachorros;

En plena noche el perro observa a lo lejos algo en movimiento (una bolsa de basura negra) de repente se retrae, tensiona y tiende a tirar hacia el lado opuesto del objeto.

Eso es miedo a algo que desconoce y que lo siente amenazante para su vida. Pero, sin embargo, una vez que rebasamos aquello que le provoca miedo varias veces, el perro vuelve a la normalidad sin síntomas emocionales negativos.

En este caso ese miedo es natural puesto que su misión ha sido la de alertar al perro. Incluso tras experimentar varias veces el estímulo existe un aprendizaje. Por lo tanto, no se entiende como ansiedad o trastorno.

Y entonces, ¿Que es la ansiedad en un perro?

La ansiedad es una emoción como la ira, la tristeza, o la felicidad…etc. Es natural y nos ayuda a alertarnos y sobrevivir.

También suele ir acompañada por el miedo, puesto que no deja de ser un mecanismo defensivo y actúa de forma más intensa y descontrolada.  

La angustia que siente el perro se suele describir muy similar al miedo, ya que obedece a algún estímulo en concreto o de forma generalizada y es vivida “desde el interior del animal”. La mayoría de las veces desaparece la angustia inicial y se instala en miedo anticipatorio generalizado, se pierde el motivo desencadenante y se centra en la angustia «miedo al miedo».

La función de la ansiedad es movilizar el organismo para mantenerlo en alerta y prepararlo para tomar una decisión ante cualquier amenaza real o imaginaria.

Como, por ejemplo, huir, pasar a la acción defensiva, o de protección, según la naturaleza del riesgo o peligro. La ansiedad como he dicho anteriormente es un mecanismo defensivo y de supervivencia, no debe presentar ningún problema de salud para el perro.

El problema llega cuando se presentan casos en los que este mecanismo defensivo (angustia), funciona de forma exagerada e incontrolado, produciendo un deterioro en la calidad de vida familiar, social o de utilidad si lo hubiera y en lugar de ayudarle lo limita e incapacita.

Un ejemplo de ansiedad en el perro;

En este caso es el coche, el perro antes de subirse, en los preparativos ya presenta síntomas de malestar, o montado en él coche no deja de salivar, y su respiración es agitada durante el viaje, está claro que existe una angustia en el perro.

Pero tras la desensibilización y aumentando el tiempo y recorrido en el coche, resulta que a las semanas no sólo desaparecen los síntomas mencionadas anteriormente, si no, que el perro ya no se opone a montarse por sí solo sin tensión alguna. Por lo tanto, en este caso no existe un trastorno instaurado en el animal, ya que se presentó en forma de «crisis puntuales en el perro».

Al igual que en el humano, cuando la ansiedad pasa a tener vida propia sin control es un sufrimiento y es necesario trabajarlo para recuperar bienestar en él perro.

En el caso de la fobia también interfiere el miedo. Pasemos a ver que es la fobia;

Esto si se considera un trastorno emocional, llevado por un fuerte miedo y descontrolado ante objetos, animales o situaciones en concreto.

Los síntomas por fobia en el perro al igual que en humanos son; respuesta de angustia exagerada, respiración agitada, temblor, sudoración, palpitaciones, huida, bloqueo, etc.

Ejemplo: Ascensores, tiros, petardos, fuegos artificiales, espacios abiertos, etc.

Por supuesto que se trata de un miedo irracional, exagerado y desproporcionado, puesto que el perro puede reaccionar delante de un ascensor como si de un león se tratara, activando los mismos mecanismos.

Los perros que sufren algún tipo de fobia, suelen optar por evitar ese peligro, que en la mayoría de los casos suele magnificarse y anticiparse más en su mente que lo que es en realidad. La angustia permanente que suelen sentir hacia algo les lleva a entrar en pánico.

Por supuesto, nada tiene que ver la fobia con un simple miedo, aunque siempre esté presente durante las crisis. El perro que padece la fobia a algo en concreto tiende a verse obligado a evitar todo aquello y buscar la forma de evitar sentir tal angustia, viéndose afectada su vida familiar social o de utilidad si la tuviera.

Pondré un ejemplo de fobia en un perro;

Imaginemos que un perro sale a cazar con su propietario y tras escuchar los tiros muestra mucha ansiedad se bloquea y se pierde.

Pero resulta que unas semanas después y ya en casa, estando relajado en su camita, nada más escuchar cómo desmonta su dueño la escopeta para limpiarla, muestra la misma ansiedad exagerada que cuando escuchaba los tiros.

En este caso la fobia en concreto sería a los tiros, debido al ruido y la misma ansiedad sentida por el miedo que padeció a verse solo y perdido.

A veces, como en los humanos la fobia se mantiene camuflada en el perro, ya que si hay muy poco contacto con lo que le produce esa angustia, tiros, petardos, ascensores, etc. Hace vida completamente normal y sin notar síntomas algunos.

Mi intención de esclarecer estos tres conceptos es para tener conocimiento de que no se debe diagnosticar y medicar a nuestros perros sin antes hacer un estudio sobre cada caso.

0 comments on “Miedo, ansiedad y fobia en el perro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Accesibilidad