Introduction

El hábito del perro que persigue la cola

perseguir cola

El hábito del perro que persigue la cola

el hábito del perro que persigue la cola
Primer plano de dos teckel uno tumbado y otro sentado.

Hoy hablaremos del hábito del perro que persigue la cola.

No hace mucho, cenando con un amigo muy conocido en este país por el mundo del caballo, compartimos una charla muy interesante en la que ambos comparábamos el mundo del caballo con el del perro.

Tratamos sobre los malos hábitos que aparecen en los caballos y los que aparecen en los perros. En particular, uno muy curioso y que guardan relación entre caballos y perros.

Según me contaba, en los caballos el “mal de oso” (balanceo de la cabeza, incluso de cuello y manos), puede llegar a ser un movimiento involuntario, incluso en forma de “tic”. Es muy complejo de eliminar, lo sorprendente es que algunos propietarios no son ni conscientes de que tienen esos casos en sus cuadras.

En el caso de los perros, este hábito, “perro que persigue la cola” ocurre cuando suelen pasar gran parte de su vida amarrados, metidos en perreras o en perros que pasan mucho tiempo solos (jardín o casa) sin un control disciplinario en su convivencia.

Concretamente en la conducta que existe en caballos que pasan mucho tiempo en cuadras, llamada “Mal del oso”, que es muy parecida a la conducta que existe en los perros que pasan mucho tiempo solos, el hábito de un perro que “persigue la cola”.

Como adiestrador de perros he sido testigo de cómo perros después de años amarrados no son capaces de andar en línea recta. Andan en línea recta un metro y posteriormente se dan la vuelta de forma compulsiva. El perro tiende a repetir esa conducta de forma constante, llegando a hacerse daño.

En ambos casos, tanto en perros como en caballos, sacamos la conclusión de que se debe enfocar la conducta como una norma educativa más.

En el perro, es cierto que dicho comportamiento compulsivo puede derivar en un deterioro de su vida familiar, social y en su especialidad en caso de tenerla. Por lo cual, para evitar en cachorros que el aprendizaje derive en dicha conducta, para luego consolidarse como un trastorno compulsivo, hay cortarlo de raíz. No se puede permitir ni una vez más.

¿Por qué ocurre este comportamiento del perro que persigue la cola?

Los dos coincidimos en que, tanto en el caso del caballo como en el del perro, se necesita un control para cortar de raíz este comportamiento, exista “UN TRASTORNO O NO” no se permitirá ni en nuestra presencia, ni en nuestras ausencias.

Como dije anteriormente, lo enfoco como una norma educativa más, riñendo y reprimiendo cada vez que el perro repita el hábito de perseguirse la cola, es la mejor manera de como educar a un perro. Así iremos cortando la conducta y empezar a generar autocontrol sobre el perro, al menos en nuestra presencia. Esto es un trabajo constante, progresivo y no se erradica de la noche a la mañana.

Para controlar al perro cuando estemos ausentes, se aconseja el uso de un arnés con ballestas a los lados del lomo. También se aconseja el collar isabelino para a que el perro no pueda ladear y cortar el impulso. Otra forma, si no existe ya en el mercado dicho arnés, meterlo en un trasportín que no pueda dar la vuelta. De esta manera, no le queda otra que esperar, mientras controlamos al perro, él se autocontrola mediante el estado de consciencia del sueño.

Ambas formas son generadoras de autocontrol sobre el perro. Repito; “EXISTA O NO INSTAURADO UN TRASTORNO” no se debe permitir ni una vez más, ni doblarse, ni el intento. NUNCA MÁS.

Yo suelo enfocarlo de forma directa y pongo el arnés, aunque me encuentre presente, ya sobre las tres semanas voy evaluando el proceso de los impulsos.

Por supuesto, es importante que el perro tenga un desgaste emocional y físico durante su terapia (correr, andar paso rápido, bicicleta) todo aquello que haga que el perro se centre en el ritmo que lleva.

La clave está en distraer al perro y relajarlo mentalmente para evitar que repita compulsivamente la conducta de morderse la cola.

La paciencia y constancia es muy importante para lograr este objetivo. Hay que tener en cuenta los años que ha pasado el animal repitiendo esta conducta y siendo reforzado de forma pasiva.

Pd; Lo primero, descartar si el pienso le produce picor por alergia o con qué frecuencia se baña y la calidad del champú. (normalmente bañar una vez al mes, con un pH de calidad que luego no le produzca picor en la piel). Quitemos éste hábito.

0 comments on “El hábito del perro que persigue la cola

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Accesibilidad