Introduction

Cachorros y la convivencia con niños

El perro debe aprender a relacionarse con los niños de la convivencia y aceptarlo como una norma más.
convivencia niños y perros

Cachorros y la convivencia con niños

Cachorros y la convivencia con niños
Niño sentado junto a un perro

Ya sabemos que los cachorros tienden a buscar la atención y el contacto con los demás, lo hacen porque biológicamente saben que son vulnerables.

Es por ello, que son movidos por la curiosidad y el juego.

Cuando un cachorro llega a un hogar donde conviven niños, su excitabilidad aumenta, provocan el juego y el contacto a través de lametones, portando juguetes con la boca o echando las patas para hacer que el niño que participe.

Muchos propietarios con niños me exponen preocupados dos casos muy comunes; La brusquedad con la que el perro interactúa con él niño y las continuas peleas porque el cachorro coge los juguetes que no les pertenece teniendo los suyos.

En este blog hablo continuamente de la importancia de imponer unas normas y limites en la convivencia con el perro

Por lo tanto, que el cachorro sea brusco cuando se relacionan con los niños o que cojan juguetes que no les pertenecen, forma parte de esas normas que debemos de marcarnos.

Es normal que nos desesperen teniendo en cuenta la inmadurez de cachorro y la persistencia en la conducta una y otra vez, como si no nos entendieran, por eso es muy importante la CONSTANCIA  y no permitir reñir CASI SIEMPRE, para ir notando progresivamente resultados.

Continuamente  nos estamos comunicando con el perro, bien de forma directa con la comunicación a través de nuestros tonos de voz o incluso ignorando ciertas conducta como correcciones pasivas (no olvidar que el cachorro tiende a buscar aprobación y contacto).

El cachorro va asociando nuestra voz de agrado, nuestra voz con firmeza o rechazo o como hemos mencionado anteriormente, nuestro contacto con ellos según la situación que se vaya presentando.

Aquí también es importante que nuestro “estado” permanezca tranquilo, ya que cuanto más tranquilos  permanezcamos  más claro quedará el mensaje, teniendo en cuenta el nerviosismo continuo que presenta un cachorro, si actuamos nerviosos se entraría en una dinámica con él animal, perdiendo la atención, mermando la comunicación y nuestros objetivos marcados con el perro.

Cuando tratamos con un cachorro la comunicación y nuestros movimientos deben de ser directo, para dejarle claro el mensaje que estamos mandando.

Como igual de importante es guardar los tiempos entre una acción determinada y otra, para que  procesen la información y les permitan aprender, teniendo presente respetar los tiempo en los aprendizajes dado a su falta de madurez.

¿Cómo hacer que el perro se relacione sin brusquedad con los niños?

Como hemos visto anteriormente es una norma más que el perro debe aprender en la convivencia.

Aquí lo interesante es que no se corte la iniciativa del cachorro e ir corrigiendo tras la acción para que exista una comprensión.

Si el perro entra con brusquedad le cogemos del arnés (muy útil en la edad de cachorro) para reñirle con un NO y repetirle con todo relajado DES-PA-CIO y vamos aprobando su acción, bien con tono agradable MUY BIEN  o acariciando suavemente.

Por supuesto es importante observar el estado de los cachorros, si entra en juego o excitabilidad  cortamos rápidamente, bien reprimiendo para que entienda que no te agrada, retirando el contacto o ignorando al cachorro.

Otros propietarios, me exponen que sus cachorros a la mínima que se distraen pilla un juguete de los niños para jugar.

Los cachorros deben tener sus propios juguetes y al igual que le marcamos a los niños que ese juguete pertenece al perro, del mismo modo lo haremos con el cachorro, pero a diferencia este necesita una comunicación más directa para que aprenda a discriminar que juguetes les pertenece.

Si le pillamos le reñimos NO señalando el juguete del niño, para rápidamente ofrecer a través del movimiento (para llamar la atención) un juguete suyo y le acariciamos suavemente para que sienta que nos agrada mientras lo está usando.

Algunos de los juguetes que aconsejo para la edad temprana de los cachorros, les ayudará a mantenerlos distraídos y a aliviar la presión que  ejerce la muda de los dientes sobre sus encías:

  • Huesos prensados de piel seca.
  • Juguetes interactivos  de caucho nivel básico, que actúan a través de refuerzos primarios (comida).

Son muchos los beneficios que ofrecen para él niño la convivencia con un perro, ayudando a desarrollar su  inteligencia emocional, pero este tema merece otro artículo para profundizar con detalles cada unos de esos beneficios.

También puedes visitar nuestra entrada:

¿Cuándo comenzar con el adiestramiento canino?

0 comments on “Cachorros y la convivencia con niños

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Accesibilidad