Introduction

Estimulación para cachorros en cuarentena

diseñar un plan de estimulación y socialización temprana, endurecerá la sensibilidad del cachorro
estimulación para cachorros en cuarentena

Estimulación para cachorros en cuarentena

cachorros
Cachorro jugando con su juguete

Son muchos los perritos que llegan a sus hogares en esta época de cuarentena y encuentran dificultada la fase inicial, donde será determinante la estimulación y socialización para su desarrollo emocional.

Normalmente los cachorros andan curiosos e inquietos, siempre con la nariz por delante para percibir y descubrir los estímulos que ofrece el entorno y así poder procesar como aprendizaje toda información que van recibiendo.

A esta edad y en esta situación que nos ha tocado de confinamiento, junto a la presión sobre las encías que ejerce la muda de los dientes, tendremos un perro un tanto inquieto e irritable.

Es por ello, que quiero compartir unas actividades para que nosotros mismo podamos hacerlas en casa y seguir avanzando con el cachorrito en esta fase de estimulación constante, crucial para su desarrollo emocional, ya que esto hará que los cachorros se vuelvan más tolerantes en la adaptación a los entornos desconocidos.

En anteriores artículos hablamos sobre los juguetes interactivos. Aquí los ejercicios que expondremos serán de un nivel más básico, con la intención de fomentar la estimulación a través de la resolución de instintos primarios (la comida).

No hay que olvidar que, en edades tempranas del cachorro, su sensibilidad es blanda debido a su escasa madurez, por lo tanto, el objetivo de estos ejercicios es endurecer al cachorrito para la vida.

Cuando hablamos de estimular al cachorro, se trata de llevar al perro a recibir un mínimo estrés que le lleve a superar la situación, con el objetivo de fomentar la resolución en el perro, habituándose cada vez a más situaciones similares y sirviendo para la adaptación al medio y la autoestima del cachorro.

Cuando montamos un plan de estimulación ambiental nos referimos;

  • Todo ejercicio que hagan pensar al perro
  • Los estímulos sonoro o visual
  • Sensación de movimientos
  • Sensaciones térmicas
  • Otros perros

Como siempre para fomentar en el cachorro interés, participación e iniciativa iremos supliendo su ración de comida con cada ejercicio.

Juguetes interactivos primer nivel;

Huesos prensados o de caucho; Se trata de unos huesos de piel seco prensado o de caucho que hará que el perrito relaje las encías mientras muerde. Es interesante tener dos o tres huesos distribuidos por toda la casa, como estrategia y sustituto del mobiliario.

Juguetes huecos para prensar comida; Normalmente estos juguetes al igual que los huesos prensados, son de un material duro y resistentes para el cachorro.

Funciona introduciendo comida a presión o untando algún alimento sobre las paredes que dificulte su salida o el acceso a la degustación. De esta forma tenemos entretenido al cachorro y relajará sus encías mientras está utilizando el juguete.

Botella de plástico tipo leche de un litro (no hace daño y suena menos); Agujereamos el envase distribuyéndolo por diferentes zonas, para luego ir metiendo gránulos de pienso dentro y poder cerrarlo bien. El perro estará centrado en la botella, mientras muerde y piensa como hacer salir cada granulo.

Estimulación sonora o visual;

Globos llenos de aire; Si tenemos un pequeño parque para perros o también nos podemos hacer con un balcón donde podamos estar a solas con el perro, con la finalidad de que no escape de la situación.

Cogemos y preparamos uno diez globos de aire, colocamos los globos en la zona donde el perro vaya a comer, luego preparamos su comida en su presencia para llevarlo a lugar de la comida, le obligamos a sentarse antes de comer.

Aquí llega lo interesante, mientras está comiendo se irán explotando globos, observaremos que unos cachorros se asustan y corren, pero luego siguen comiendo, mientras otros se asustan, observan que pasó y vuelven a la comida. Es importante ir explotando los globos mientras comen, hasta que se habitúen. No le hablemos, ni toquemos, dejemos que resuelvan el solo.

Batidora o máquina de moler; Si tenemos un molinillo de café eléctrico o una batidora, nos podría servir para este ejercicio de estimulación sonora.

Preparamos su ración de comida con el perrito presente y nos vamos a un lugar de la casa donde el cachorro pueda prestar atención necesaria a la situación. Nos sentamos en el suelo junto al perro y le decimos que se siente ante el plato, una vez que se le dé la orden de comer, hacemos funcionar el aparato.

Como con los globos, es importante que se accione cuando esté comiendo, para que se condicione al sonido. Déjale que gestione sus miedos solo, entenderá que no pasa nada.

La vibración del móvil; Este ejercicio de estimulación sonora es muy parecido al anterior, pero con diferente forma de estimulación impredecible.

No podemos hacer con dos teléfonos, uno de ellos un móvil en modo vibrador. Preparamos la comida junto al cachorro para mantenerlo expectante, y nos lo llevamos a un lugar tranquilo de casa.

Ponemos el móvil junto a la comida del cachorro y le decimos que se siente. Cuando el perro comience a comer hacemos accionar la vibración del teléfono. Como con todos los ejercicios debe de comer con el estímulo activo y dejando que el perro solucione la situación.

Juguetes en movimiento; Si tenemos niños en casa, hoy día existen muchos juguetes que se activan con movimientos o con luces cuando son accionados.

Podemos preparar su ración de comida en su presencia y nos sentamos junto a él y la ración de comida. Cuando esté comiendo hacemos funcionar el juguete.

Este juguete no es para que el cachorro juegue con él, es para mostrar el estímulo de forma impredecible mientras come. No le hables para que no le tenga miedo. Si tienes varios juguetes ve jugando con ellos para ofrecer más estímulos al perrito.

Sensaciones térmicas;

La fuente de calor; Para fomentar la resolución del perro ante las condiciones adversas que nos ofrece el medio. Podemos hacernos con una estufa o incluso radiador. Muchos usan una chimenea.

Preparamos la comida en su presencia, para captar su atención. Nos dirigimos a un foco de calor y le aproximamos la comida. “Ojo no se trata de que se queme el perro, si no, lo acercamos lo suficiente como para que se sienta incomodo mientras come”.

Observaremos como el perro va cogiendo gránulos de pienso y se aleja, para luego volver al plato y seguir comiendo. El objetivo de este ejercicio es que el cachorro vaya aprendiendo a hacerse cargo de sí mismo.

Sensación de movimiento;

El carro en movimiento; Para este ejercicio podemos hacernos con un carro de bebés que no nos sirva, aunque también nos puede servir un carro de la compra.

Preparamos la comida en su presencia para que nos vea manipularla. Cuando lo tengamos atentos, lo montamos en el carro y le ponemos la comida.

No es necesario que se mueva desde el primer momento, lo podemos ir haciendo progresivamente, desde comer sin movimiento para condicionarlo, hasta ir moviendo despacio mientras se está cubriendo su dosis de comida.

Cada perro necesita su ritmo y sus tiempos, el objetivo es que se habitúe al movimiento. Aquí nuestra presencia es su apoyo déjale que resuelva solo.

La lavadora centrifugando; Muchos de nosotros tenemos lavadoras externas a la cocina, en un patio o porche. En este ejercicio es importante que estemos junto al cachorro para asegurarnos de que no corre peligro.

Preparamos su ración de comida en su presencia y nos los llevamos hacia el lugar de la lavadora, cuando el centrifugado esté en acción o le quede poco para comenzar, ponemos al cachorro encima de la tapa junto a su cuenco.

El objetivo es que se habitúe a sentir los movimientos en las patas mientras está comiendo, es normal que, en las primeras veces, tienda a la evitación, pero si mantenemos con hambre al cachorro hasta la siguiente toma, cederá y terminará por habituarse a la situación.

Aunque, como el ejercicio anterior del carro, podemos hacerlo progresivamente empezando con la lavadora apagada resolviendo el hambre en la tapa de la lavadora, hasta llegar a accionar el movimiento. En todos los aprendizajes del perro no puede existir prisas, ni presión.

La estimulación con otros perros;

La correa extensible; Podemos coger al perro y colocar un arnés en la fase de socialización para no hacer daño con los impulsos impredecibles del cachorro atolondrado y para que la exposición con otros perros no suponga un peligro ni para nosotros y ni para otros propietarios. Por ello, nos podemos hacer con una correa extensible, que nos permitirá exponer al cachorro con control y prevención.

0 comments on “Estimulación para cachorros en cuarentena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Accesibilidad
Envíenos
su caso

Contacto