Introduction

El bulo de los perros drogados

estupefacientes

El bulo de los perros drogados

estupefacientes
Marley de Las Columnas de Melkart. Perro de Agua Español, detector de Restos Biológicos del Servicio Cinologico de la Guardia Civil del Pardo.

¿Alguna vez ha escuchado algo sobre los perros drogados?

Este artículo tiene como objetivo concienciar y aclarar a la sociedad de un bulo que siempre ha rondado sobre si los perros son drogados, en torno a la especialidad del perro detector de estupefacientes o como se les suelen llamar también, «perros anti-drogas”.

Sobre estos perros se dice que los suelen estar drogados para que sufran abstinencia y que de esa forma busquen con más intensidad las sustancias.

Pero todo esto queda más bien lejos de la realidad.

Si se tomara como recurso volver adicto al perro para adiestrarlo, no tendría mucho sentido, ya que el perro es muy sensible y desarrollaría un deterioro en su organismo por la pobre tolerancia a las sustancias. 

De ese modo, si nos basáramos en este principio para motivar a estos perros, ¿qué ocurriría con el perro de búsqueda de cadáveres? ¿Damos a probar cadáver?, o para detectar restos biológicos, ¿damos a probar todo tipo de fluidos?, ¿y para detectar de explosivos?

No solo es un disparate este recurso, si no, que dudo que de esta forma existiese un aprendizaje en el perro.

Entonces, ¿qué les hace moverse y actuar a estos perros?

Lo que les mueve a estos perros, no es ninguna sustancia química inyectada o tomada, es decir, no han sido drogados. Estos perros se mueven MOTIVADOS por agradar y por la atención que le proporciona su guía durante la actividad.

Sí, como lo lees, no necesitan tomar nada en cualquiera que sea su especialidad asignada, son movidos por el “bienestar que sienten al compartir actividades con ellos”.

Cuando motivamos al perro, captamos su atención y le excitamos, activando así el sistema nervioso central, que es lo que da intensidad al perro y pasar a la acción. 

Como en el ser humano, la sensación gratificante, fugaz e intermitente, también es adictiva y eso es precisamente lo que mantiene al perro siempre con ganas de trabajar “el quiero más pero que poco dura”, para precisamente crear en el perro predisposición por el trabajo.

Para motivar al perro nos podemos hacer con la comunicación agradable, el afecto, el juego, o la comida, etc.

Es cierto, que nos hacemos con la dependencia natural cubriendo sus necesidades básicas, para así crear una identificación sobre el perro, pero insisto, siempre el refuerzo motivador es positivo y totalmente sano. Son perros felices.

Para que el perro se entregue y sea dinámico durante su especialidad, se tiene que disfrutar, de lo contrario, si no se lo pasaran bien, y se trabajara desde la hostilidad o la tensión, el cerebro del perro por supervivencia y de forma subconsciente, activaría el sistema límbico como prioridad para su vida y derivaría hacia la conducta de evitación, descartando su objetivo en la especialidad.

Todas las especialidades parten de la misma base. Si aprendemos a motivar a nuestros perros tendrán la oportunidad de adquirir mucho aprendizaje a lo largo de su vida y además siempre dispuestos y llenos de alegría.

Ya sean perros de rescate, detectores de estupefacientes, de explosivos, perros guías o incluso actividades deportivas como agility…etc.

El perro como animal social que es, quiere sentir la sensación que deja compartir el ejercicio con nosotros, con el buen rato que implica para su autoestima sentirse útil y querido, por el afecto recibido mientras juegan con nosotros con el juguete que tanto les gusta o cuando reciben ese bocadito que tanto les ansia.

Como adiestrador de perros puedo certificar que en ningún momento se manipula la salud del animal para el fin de buscar, todo lo contrario, para él perro tiene que ser el momento más esperado del día, que lo llene tanto de felicidad que la motivación por volver al trabajo esté siempre presente.

Pero claro, no hay que olvidar el factor biológico del perro en cualquier especialidad, debe de existir esa predisposición por el trabajo, de lo contrario se estaría obligando al animal a actuar y eso no nos conviene.

Perros dispuestos, resolutivos, con personalidad para tomar decisiones y pensar cómo llegar a la meta del premio y celebrarlo junto a su guía. 

REPITO; Sea cual sea su especialidad, todos los perros toman como gratificante el trabajo con sus guías y «sentir» como les agrada el trabajo bien realizado. Es el refuerzo motivador que perdura en el perro con más fuerza.

0 comments on “El bulo de los perros drogados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Accesibilidad