Introduction

La Inseguridad y la Agresividad del Perro (Caso Real: Luque y Dalí)

Cortar los impulsos ya sean movidos por los miedos o la agresividad en el perro joven será determinante en el desarrollo del perro.
agresividad

La Inseguridad y la Agresividad del Perro (Caso Real: Luque y Dalí)

Enseñar al perro a caminar será determinante para evitar que el perro aprenda muchas conductas indeseadas.

¿De donde Proviene la Agresividad del Perro?

Dalí, es un border collie de seis meses de edad. Vive en un piso junto a su propietaria. Ambos viven solos.

Su propietaria preocupada, porque su perrito mostraba en muchas situaciones un comportamiento asustadizo.

En ocasiones se acompañaba de gruñidos, hacia desconocidos que se decidían a tocarle e incluso hacia perros grande.

“Me preocupa que le haga algo algún niño cuando se acerquen para acariciarle”.

Dalí, presenta una inseguridad o timidez, debido a una dependencia fomentada por su propietaria. Estos procesos, si no se cortan, suelen avanzar hasta el exceso de dependencia o personalidad dependiente. 

En mi primera toma de contacto, observe un cachorro inquieto, preocupado, en vigila, marcando con ladridos o gruñidos si intentaba acercarme.

El caso de Dalí, fue llevado desde la pena y la lástima por creer qué su perro está sufriendo algún trauma.

Digo desde la lástima por la percepción de su propietario, que era incapaz de exigir a su perrito que muestra constantemente cara de pena.

La mayoría de estos propietarios entran por el aro psicológico que pone el perro.

En el caso de Luque, es un perrito de la raza de bodeguero de unos nueve meses de edad, que comparte convivencia con unas diez personas más en la casa de verano.

Su propietaria exponía, que era imposible pasear con el perro, sin que este se dedicara a ir tirándose a los demás perros.

Hasta aquí se llegó por la permisividad de la propietaria desde cachorro, creyendo que cuando manifestó por primera vez la conducta, esta se iría por si sola a la llegada de la madurez.

En este caso, el detonante fue la educación blanda que se le proporcionó, junto al proceso hormonal del perro joven a adulto.

Siendo consciente el perro de que las consecuencias sobre sus actos eran bajas o nulas, por lo que se le dio rienda suelta a manifestar conductas impulsivas e agresivas.

Como en el caso de Dalí, estos procesos activos si no se cortan, avanzan desde la agresividad mal controlada, hasta la motivación hostil.

Pueden parecer dos casos diferentes, pero a ambos les une lo mismo y el mismo enfoque.

Y en ambos casos, si no ponemos medios, desencadenarán en el mismo final, LA AGRESIVIDAD.

Ya hemos dicho que muchas de las inseguridades que presentan los cachorros o perros jóvenes, provienen de miedos vacíos. Leer Articulo; Los factores que determinarán la personalidad del perro

Al igual que muchas conductas impulsivas que presentan el cachorro o perro joven, se alimentan de una educación sin firmeza.

Si no se corta en su momento con contundencia y constancia, la conducta de miedo, inseguridad o agresividad, se mantiene persistente por el refuerzo intermitente, pasivo.

En ambos casos, se necesita endurecer al perro, para qué aprendan autocontrarse y a hacerse cargo de sí mismos. Al lo cual el enfoque les llevará a la madurez.

Ya sabemos, que las inseguridades, miedos o agresividad, se retroalimenta progresivamente en su vida diaria, activándose y reforzándose una conducta con la otra.

Por lo que necesitamos un enfoque educativo que corte las conductas y ayude a fomentar diariamente la resistencia sobre sus impulsos.

Se debe de implementar una disciplina social tanto en Dalí, como en Luque, para que no se centren en los estímulos ambientales que les produce inseguridad o les frustren.

Por supuesto, que un acuerdo en la convivencia ayuda a qué el caso termine con éxito.

Enseñarle a andar junto, nos proporcionará control y manejo sobre el perro para poderles corregir y educar.

Sí a esto,  le añadimos un movimiento impredecible, obligará al perro a dejar de lado factores externos y se centren en nosotros.

-En el caso de Dalí, dejará de escucharse tanto a si mismo, ante aquellos miedos (vacíos) que provienen de estímulos ambientales.

-En el caso de Luque, dejará de centrarse en todo lo que le apetecería trincar, para quedarse a gusto.

En ambos casos, debemos de confirmar que no aceptamos esas conductas, sin dejarnos llevar por lo emocional.

  • Moverlos muchos, sobre todo en lugares muy ajetreados.
  • Tener un desgaste mental con ejercicios como andar, correr o nadar.

Ganaremos atención sobre el perro, para poderle dejar claro nuestra intenciones.

Si se aplica en ambos casos SIEMPRE, no casi SIEMPRE, desistirán de la conducta para seguir con el nuevo aprendizaje integrado.

A veces, se necesitan de otros recursos de apoyo en el enfoque educativo, para que consoliden bien la resistencia.

Todo dependerá de la intensidad de la frustración que presente, de la sensibilidad del perro y de la madurez necesaria para la compresión del aprendizaje.

Preguntas Frecuentes

¿Porqué en estos casos, se hace tanto hincapié en enseñar al perro a caminar junto?

Enseñar al perro a andar junto nos proporcionará control y tiempo de reacción para educar. El toque es necesario para centrar al perro y exigir que deje de lado los factores externos qué le afectan.

¿Se puede aplicar el toque a cualquier perro con independencia de qué presente algún tipo de comportamiento?

El enseñar al perro a andar junto es la base en la educación de cualquier perro. Sin está norma social, no existe control. El toque, igualmente nos ayudará a exigir cuando se necesite corregir en su educación.

¿Los tirones que sé emplean deben de ser fuertes?

Para que tenga impacto educativo, deben de ser promocional a la excitabilidad qué presente el perro en ese momento. Cuando hablamos de ‘toques”, no nos referimos a jalones o tirones bruscos desde el dolor. Son ‘toques” secos “molestos”, con el impacto necesario, para que el perro deje lo que está haciendo para atender a lo que se le está pidiendo.

0 comments on “La Inseguridad y la Agresividad del Perro (Caso Real: Luque y Dalí)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accesibilidad