Introduction

Aceptar la biología de tu perro es el primer paso como educador canino

La experiencia, intuición y la sensibilidad será determinante en la edad temprana del perro.
cachorros

Aceptar la biología de tu perro es el primer paso como educador canino

cachorros
Primer plano de los ojos de un perro

Algo tan sencillo para un educador canino como “aceptar nuestro perro” se llena de impaciencia para muchas convivencias.

Es uno de los escenarios que más se repiten cuando visito las casas de propietarios del perro de compañía como educador canino.

Es decir, si aceptamos “su forma de ser”, nos podremos servir de ella para fomentar la proactividad y sacar partido de sus actitudes naturales, ya sea si hablamos de un perro de compañía, como de un perro con una especialidad asignada, un buen educador canino debe saber ver la diferencia.

Aceptar su biología es tener presente tanto las aptitudes, como los límites del perro. Esto nos marcará la base en su educación y como educador canino, las necesidades que se necesita cubrir en el animal en su vida diaria.

Es por ello que aquí la experiencia, la intuición y nuestra sensibilidad, jugará un papel importante para la relación intersubjetiva con el animal.

Algunos ejemplos que he visto como educador canino;

Unos propietarios adquieren un perrito, pero que tras unas semanas de convivencia, la histeria se adueña de ellos al ver la energía y la inquietud del cachorro.

Mermando la paz entre los integrantes de la convivencia, sin un acuerdo entre ellos, mientras que el problema sigue presente.

Pagando los platos roto el cachorro y afectando al vínculo y a la convivencia con él animal, pues no tienen la experiencia de un educador canino.

Se presiona al perrito exigiendo como si de un adulto se tratara, no respetando los tiempos y las diferentes fases de la edad temprana de animal. Recomendamos leer sobre la educación del perro en nuestra sociedad.

Otros propietarios, se dejan llevar por las modas, lejos de los consejos de un educador canino, y adquieren perros activos y predispuestos al trabajo, con una excitabilidad elevada, no aceptando la naturaleza del perro.

Pretendiendo que un perro biológicamente activo e inquieto, se muestre un perro tranquilo en la convivencia, volviendo impaciente al propietario ante la impulsividad del cachorro.

Otros propietarios, se frustran al ver que sus expectativas no son las que en un principio creían, llegando a consultar con un educador canino para solventar el problema.

Estos buscaban un perro cariñoso y luego descubren que el perro que han adquirido es un ser independiente, poco expresivo, que necesita su espacio y poco contacto con los demás.

Se adquieren perros con características temperamentales fuertes, en manos de propietarios sin experiencia, que fueron criados desde cachorros bajo la permisividad, dando rienda a sus impulsos.

Estos perros van desarrollando progresivamente conductas agresivas, hasta que llega el día que da la cara.

Con indiferencia del caso, en cada uno de ellos existen unas ilusiones de disfrutar del animal, que llegan a ser frustradas por la impotencia de la falta de control sobre la situación y por falta de educador canino.

El factor desencadenante en el 70% de los problemas de comportamiento en el  perro, se dan por la falta de información de sus propietarios, sobre las necesidades que se deben de cubrir en el perro. Para ello se debe contactar con un educador canino especialista.

A esto se le añade la falta de compromiso e implicación de sus propietarios a hacer cosas para que facilite la adaptación como debe hacer un educador canino.

Se ignora las características temperamentales y físicas que se deben de resolver tanto si se tratara de un perro de raza, como de un perro mestizo.

Ponernos en antecedentes nos dará la información necesaria sobre el perro, para saber si podremos resolver sus necesidades físicas y psicológicas.

Preguntas frecuentes;

¿Qué conductas suele manifestar el perro ante la incomprensión de la convivencia y falta de un educador canino? Todo dependerá de su temperamento si estamos hablando de un perro blando o si es fuerte.

¿Cuáles son las conductas qué más dificultan la adaptación del perro? La hiperactividad del cachorro, la destrucción del mobiliario debido a la presión de las encías y los ladridos cuando se quedan a solas.

¿Existe alguna raza qué dificulte la adaptación? Sobre todo aquellas razas con fuerte afición a la caza, estos perros suelen ser enérgicos e inquietos, esa inquietud es la que altera el orden en la convivencia.

0 comments on “Aceptar la biología de tu perro es el primer paso como educador canino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accesibilidad