Introduction

Confinamiento y empatía con el perro

soledad

Confinamiento y empatía con el perro

soledad
Perro raza Carlino

En estos días que vivimos de confinamiento, si lo pesamos bien y somos empáticos hacia nuestro perro, daremos más valor a su capacidad de permanecer solos en casa durante nuestra ausencia.

Cada día de esta cuarentena iremos siendo más consciente de que nosotros como propietarios, tenemos una vida a la que atender diariamente, (trabajo, deporte, amigos, pareja, etc.) y qué a pesar de ello, nos hemos decidido a tener un perro, exigiéndole desde el primer momento en el que entra en casa, que aprendan a “saber estar y esperar” cuando permanezcan solos, aun siendo cachorros.

Muchas son las veces que el propietario se frustran al ver que las expectativas son diferentes a las esperadas, suponiendo que esa características viene de serie en el animal, porque según ellos es de raza y de buen pedigree .

Un trabajo que además es muy poco valorado por la mayoría de los propietarios del perro común de compañía. Muchos de estos propietarios creen que todos los perros nacen con la misma tolerancia a la soledad. 

Entendamos así y valoremos un trabajo tan importante y tan beneficioso para el desarrollo emocional del perro de compañía, como es saber “esperar”. 

¿Y qué trabajo desempeña un perro cuando se queda a sola?

Será un trabajo para su desarrollo emocional y educativo, ya que progresivamente se fomenta la resistencia sobre sus impulsos, que estos son llevados por sus emociones. Muy necesaria para adaptarse a la vida a la que llegó. 

Si lo pensamos bien, la vida de un perro es aburrida y gran parte de su tiempo permanecerá esperando.

He conocido propietarios que no lo trabajaron llevados por la lastima y la pena por él animal y terminaron por limitarse ellos mismos, ya que el perro nunca aprendió a estar solo, se encontraron con el problema de los excesos de ladridos o los aullidos cuando permanecen solos y además con las respectivas denuncias de los vecinos o la policía.

Otros perros exteriorizan su frustración o angustia destrozando toda una casa en media mañana.

¿Qué beneficios ofrece para su desarrollo emocional?

  • Permanecer en casa esperando fomentará la resistencia necesaria para controlar los impulsos llevados por la angustia, la ansiedad o la dependencia.  Estos impulsos son dirigidos en su mayoría hacia la destrucción del mobiliario, los ladridos renuentes o el aullido. El perro que aprende a esperar desarrolla la madurez necesaria para hacerse cargo de si mismo durante el tiempo a sola.
  • Que aprendan a estar solos, es el primer paso hacia el camino de la independencia del cachorro. Muchos de los comportamientos que presenta el perro en nuestra ausencia son derivados de una educación blanda y sobre protectora.
  • Endurecerá al cachorro, sin dar rienda a la dependencia que es uno de los casos que más incapacita al perro. Nos servirá en los casos en los que el perro presenta una agresividad mal controlada, valorará nuestro afecto, nuestros cuidados, las salidas…etc. Dará el valor nuestra atención.
  • Serán perros resolutivos hacia las necesidades básicas de su propia vida como comer, beber, aceptar las normas de casa, aguantar el control de esfínteres…etc. Se volverán más tolerante ante las objeciones qué le impondrá el medio en su vida diaria.

Hay que tener presente, que todos los perros o cachorros no tienen la misma dureza psicológica para tolerar la gestión de conflictos en su soledad. Ya que cada individuo es único.

Cuando hablamos del cachorro, unos necesitarán más tiempo que otros para la adaptación, mientras otros necesitarán el apoyo de algunos recursos educativos para que la adaptación se dé con éxito y así terminen por aceptar la vida del perro de compañía.

Es por ello, que ahora en estos días de enclaustramiento podemos reflexionar sobre la impaciencia que se tiene cuando enseñamos al perro a estar solos, sentir un poco que es permanecer “esperando”.

Nos centramos en las molestias o en el daño que nos ocasiona cuando permanecen solos, mostramos poca paciencia. No nos paramos a pensar en lo que no está pidiendo el perro o que se necesita para que se adapte, debemos tener presente la sensibilidad, la compresión y la empatía hacia el animal.  

Tras la lectura, ¿Das valor al trabajo que realiza tu perro durante tu ausencia?

0 comments on “Confinamiento y empatía con el perro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accesibilidad