Introduction

El perro de asistencia a la discapacidad visual en nuestra sociedad (perro guía)

perro-guia

El perro de asistencia a la discapacidad visual en nuestra sociedad (perro guía)

perro-guia
Primer plano del perro de asistencia a la discapacidad visual (perro guía)

Los perros de asistencia a la discapacidad visual (perro guía), están formados para auxiliar y guiar a la persona con deficiencia visual. Suelen tener un instinto desarrollado para asistir al ser humano, estando exentos de ser dominantes o sobre protectores. Como adiestrador de perros, he de confesaros que no es fácil adiestrar a este tipo de perros.

Son perros sociales, qué se exponen, con una personalidad segura y resolutiva. 

El perro guía está constantemente atento, tomando decisiones, nunca desde el estrés, ni angustiados por el miedo a fallar, eso precisamente no le dejaría pensar para tomar decisiones, más bien lo bloquearía.

La resolución es existente no desde los miedos o ansiedades, si no, desde la tensión mínima necesaria para tomar decisiones.

De ahí, la importancia de la característica en el cachorro y futuro perro de asistencia, la desobediencia inteligente. Es decir, que él perro desobedezca a su usuario incluso cuando este le obligue, para así evitar cualquier peligro impredecible que sé le presente.

Su principal función en esta especialidad ante todo es la de “proteger” al usuario invidente sobre los posibles peligros existentes en nuestra sociedad, ya sean obstáculos fijos o en movimientos.

Cuando hablamos de los diferentes tipos de obstáculos son;

Obstáculos Fijos; Bordillos, escaleras, farolas, bancos, papeleras, alcantarillas, jardineras, motocicletas aparcadas…etc.

Obstáculos en movimientos; Personas, perros, bicicletas, patinetes, pelota en movimiento…etc.

Estos perros están formados para trabajar por el acerado o zonas peatonales, quedando prohibido hacerlo sobre la carretera. Por lo cual el perro tratará de permanecer el menor tiempo posible en la calzada para volver a buscar el acerado. 

Suelen desempañar trabajos cómo guiar, salvar obstáculos (fijos, altura, movimiento), buscar pasos de peatones, salvar bordillos y marcar con las patas, buscar escaleras, puertas e indicar cerradura, buscar ascensor, buscar un hueco donde puedan pasar los dos entre dos coches para llegar hasta bordillo del acerado, seguir a una persona determinada…etc.

Existen muchos bulos alrededor de estos perros en nuestra sociedad, algunos de ellos son que estos perros siempre parecen estar tristes, y más bien es todo lo contrario, les encanta ir con su usuario y compartir actividades en su día a día, antes que quedar solos en casa esperando.

Otro de los bulos que se suelen dar, es que se creen que estos perros se aprenden los colores de los semáforos, cuando en ellos no recae la responsabilidad de cruzar. Será la persona invidente la que tome la iniciativa cuando se asegura de poder seguir la marcha sin peligro.

Es por ello, que suelen ser binomios muy consolidados, donde cada movimiento entre ellos cuenta para un entendimiento sólido y seguro durante sus desplazamientos.

Un binomio tan consolidado que los desplazamientos suelen ser compartido en un cincuenta por ciento entre los dos. Si su usuario no da un paso, el perro guía si es listo y está bien entrenado tampoco lo hará.

La sociedad está siendo cada vez más tolerante con estos perros y sobre el trabajo que desempeñan, cada vez se es más conscientes de que no se deben de tocar, hablar o dar de comer a estos perros durante su trabajo, ya que cualquier distracción podría dificultar la guía y la “seguridad del invidente”.

Si nos encontramos con la situación de que una persona invidente que es guiada por uno de estos perritos nos pide ayuda, lo que debemos hacer es acercarnos para ofrecernos, pero sin tocar al perro o el arnés de guía.

Hay que tener en cuenta que tocar al perro o la guía del arnés, el perro como animal social que es y con las ganas de agradar es muy probable que se deje llevar, desorientando así a la persona invidente. Sería muy similar a si nos pusieran una venda en los ojos.

Estos perros pueden entrar en todos los establecimientos públicos.

Cuando nos encontremos con uno de ellos en un restaurante, centro comercial, centro de salud…etc. No debemos de molestar ya que mientras están con el arnés, están ejerciendo su trabajando. Aunque no lo parezca, no molestar forma parte de la especialidad que desempeñan.

0 comments on “El perro de asistencia a la discapacidad visual en nuestra sociedad (perro guía)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accesibilidad