Introduction

La correa extensible

correa extensible

La correa extensible

La correa extensible es una herramienta que nos proporciona control y manejo sobre el perro. Como adiestrador canino, la recomiendo.

Existen en el mercado diferentes modelos compensados con el peso del animal y con diferentes medidas de longitud, desde los tres, hasta los ocho metros.

Muy recomendable su uso en la fase de socialización del cachorro y poder exponerlos, pudiendo controlarlo de los peligros. También se recomienda cuando estamos trabajando en el perro joven o adulto una llamada sólida.

Es una herramienta que carece de impacto educativo, actuando de forma neutra durante el trabajo. 

No es aconsejable su uso para enseñar al perro a caminar junto, ya que dificulta el manejo cuando debemos intervenir.

Muchos propietarios suelen hacerse con esta herramienta para pasear al perro, cuando no son conscientes de que el perro aprende a ir siempre tirando bajo la tensión límite que proporciona la correa extensible.

Según estos propietarios, lo llevan con la correa extensible para qué el animal “tengan más libertad para correr”. 

Dándose un aprendizaje por asociación de segundo grado, reforzando así cada vez más la conducta al sentir la tensión del tiro de la correa.

Muchos casos se han dado tras utilizar esta herramienta con perros adultos y de elevado peso.

Debido a la autonomía y poca disciplina, apareciendo conductas agresivas por la tensión que genera la correa, la ausencia o dificultad de firmeza, junto a la permisividad y la autonomía que se da en su educación social.

Estos perros se van frustrando cada vez más al ver que puede llegar a su meta, pero la imposición el límite de la correa extensible se lo impide, elevando su frustración se cada vez más, alimentando así progresivamente, los procesos hasta llegar a la agresión.

Los propietarios terminan con golpes, porque son arrastrados o con lesiones en el brazo o en la espalda.

Otro ejemplo, y sé que ve mucho en nuestra sociedad, son los perros de pequeño tamaño, siempre fueron paseados con estas correas extensible, desde la autonomía sin disciplina. La mayoría de estos perros han dado rienda a sus impulsos, montando auténticos espectáculos.

A estos últimos, les salva su poco peso, ya que se pueden controlar de una forma u otra. Mucho de ellos terminan en brazos de sus propietarios.

Tratemos de no reinventar la rueda;

— Si queremos exponer al cachorro, hagámonos con esta herramienta, podemos controlar y podemos educar.

— Si queremos trabajar una llamada firme y necesaria usaremos la extensible para llamarlo dirigiéndolo hacia nosotros.

Con esta herramienta prevenimos conductas indeseadas como la fuga, ya que nunca la experimentarán

Pero por el bien del perrito, no sé utilizará esta herramienta para otros fines que hagan que el perro termine desencadenado conductas indeseadas.

Recuerda; AFECTO—DISCIPLINA.

0 comments on “La correa extensible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accesibilidad