Introduction

El collar estrangulador

collar

El collar estrangulador

Es un collar de metal corredizo. Existen en el mercado varias modelos con diferentes anchuras en los eslabones, cada uno adecuados al pelaje del perro y así evitar que durante su función se le arranque el pelo.

El collar de estrangulación se aplicará a través de un impacto molesto sobre el perro en el momento de la corrección, pero, nunca será doloroso.

Ni por supuesto su función se da estrangulando al animal. De esta forma, bajo la tensión o el miedo, no educamos, ni hacemos pensar, por lo tanto, no es nuestro objetivo.

Como educador canino recomiendo esta herramienta, pero, has de saber usarla. Es una herramienta que forma parte del refuerzo negativo, ya que el aprendizaje se da cuando el perro aprende a evitar algo molesto, NO DAÑINO.

Recuerda; Si utilizamos bien este recurso, el perro no necesita ser premiado, ya está siendo recompensado en el momento que se libra de lo molesto.

Se recomienda su uso en perros con excitabilidad media o baja y con sensibilidad media o baja.

De lo contrario, si se utiliza en perros fuertes, no será una herramienta útil, ya que la proporción entre la corrección y su impacto educativo, no dará lugar a ganar la atención y ni la percepción del perro sobre el entorno, ni nosotros y de esa forma difícilmente podrá concluir en un aprendizaje.

Tampoco tiene mucha utilidad en cachorros que aún no han adquirido la madurez necesaria para la comprensión del aprendizaje. A un cachorro se le podrá premiar donde queremos que camine, se mostrará participativo, disfrutará, pero, en el momento que se le exija no lo tolerará, entrará en evitación, no lo entenderá.

Si se aplica de forma correcta, este collar nos proporcionará control y educación sobre el perro, trabajando sobre sus impulsos, con el objetivo de centrarlo en la exigencia de caminar sin ser una molestia. 

Estamos estimulando al perro a pensar y aceptar normas impuesta por nuestra parte y el medio. Le estamos ofreciendo un amplio abanico de aprendizajes.

Si trabajamos de forma constante con esta herramienta, aplicando los tonos y el impacto en el momento adecuado, estamos fomentando la resistencia a sus impulsos necesaria para la adaptarse a la sociedad junto al humano. En definitiva, le estamos haciendo madurar.

Está herramienta es la base en la educación diaria y en su especialidad si la tuviera;

  • Nos ayudará a cortar el tiro de la correa y así poder disfrutar del paseo.
  • Cortar los procesos de la agresividad existentes en el perro (motos, coches, perros…etc.) con esta herramienta y corrigiendo en el momento adecuado, cortamos todos aquellos impulsos alimentados por su frustración.
  • Para enseñar al perro a no molestar mientras permanecemos quietos. El control que nos proporciona, será la base para tener la atención necesaria del perro sobre nosotros. Nos servirá de soporte y manejo ante muchos aprendizajes.

Enseñar al perro a caminar junto y la llamada, es muy importante e imprescindibles por la seguridad del perro y del entorno. Al igual que un coche sin freno de poco nos servirá su uso. Con un perro sin control, ocurriría lo mismo, ya que dificultaría muchos aprendizajes.

0 comments on “El collar estrangulador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accesibilidad