Introduction

La utilidad del bozal

Bozal

La utilidad del bozal

Bozal
Perro asomado a un barranco

El bozal es una herramienta que nos proporciona control, permitiendo tener respuesta de reacción sobre su conducta.

No solo se sirve para aquellos perros con antecedentes de agresión, o para aquellos perros catalogados legalmente como potencialmente peligrosos.

Como adiestrador de perros, suelo hacerme con esta herramienta cuando existen cualquier señal de agresividad. Así podré actuar de forma segura y cortar todo proceso de agresión que hagan avanzar al perro hacía la motivación hostil.

Es por ello, que en gran porcentaje de los casos en los qué fomentamos en el perro resistencia sobre sus impulsos, en sus frustraciones se den respuestas hostiles.

El bozal no se considera una herramienta educativa, más bien preventiva y de control.

Los suelo habituar desde el primer momento que estoy trabajando cualquier caso de comportamiento de la agresión, por mínima que sea la amenaza o la acción de hacer daño, incluso hacia quién vaya dirigida, siendo personas, perros, gatos, coches… etc.

Es más, muchas veces ni existió un episodio de agresividad. Sólo de amenaza. Pero la prevención es el primer paso junto a cortar y rechazar cualquier tipo de conducta agresiva.

Esta herramienta debe ser utilizada y asociada por el perro de forma neutra en su día a día, para que nos permita trabajar correctamente.

El propietario cuando coloca el bozal al perro, subconscientemente cambia su trato con el perro, ya que le genera menos tensión al sentir controlada la situación sobre sus impulsos, hacia su persona o terceras personas. 

Y lo más importante de la utilización del bozal;

Quedará trasmitido en el perro, actuando con seguridad y firmeza cuando debemos de exigir un límite.

Estos perros que son impredecibles y que a la mínima nos sorprenden, con esta herramienta se nos permite poder corregir a tiempo sin quedar nadie dañado.

Debemos ser honesto y si nos sentimos intimidado ante el perro. Socialmente no debemos sentir reparo por utilizar el bozal, se previene y se trabaja de forma adecuada, será en beneficio de todos.

Ya que hay que tener presente que un gesto dubitativo por nuestra parte o un simple paso hacia detrás, podría mover al perro a actuar, quedando su conducta reforzada.

Los perros observan, asocian y consolida el aprendizaje a través de la repetición de una misma situación. Por ello, debemos de cortar y hacer ver que de ciertas formas no se llega a ningún lugar. 

0 comments on “La utilidad del bozal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accesibilidad