Introduction

Lectura sobre educación del perro en nuestra sociedad

educación

Lectura sobre educación del perro en nuestra sociedad

educación
Perro raza labrador color negro

Este artículo tiene como intención divulgar y concienciar sobre el trato que se le da al perro a día de hoy en nuestra sociedad. Son muchos los perros que he tratado y los hogares que he visitado a lo largo de estos años, para estudiar cada caso.

Como adiestrador de perros cada vez soy más consciente, hasta qué punto se está llegando, cuando se trata al perro en nuestra sociedad.

Si lo pensamos honestamente, se trata al delfín durante sus aprendizajes, teniendo presente sus limitaciones como animal. Al igual que al caballo y a las aves rapaces en la cetrería. Curiosamente, también aceptamos al gato tal cual es, un ser independiente, sin crear expectativas sobre él y disfrutando como animal de compañía.

Sin embargo, a día de hoy, se le exige y se trata al perro como a un humano.

Un trato un tanto injusto, ya que, de antemano, las expectativas que se le ponen al cachorro, lo sitúan en una posición de presión y en muchos casos al borde de la línea en nuestra sociedad.

Arrastrando con ello la responsabilidad de salvar la vida del animal, al profesional de la psicología del perro. Se le exige al perro, sin respetar los tiempos en los procesos de sus aprendizajes. Se le pide todo… ¡Ya!

Normalmente, se da en propietarios pocos comprometidos con el perro, obviando las necesidades biológicas, emocionales y físicas del perro, etc. Ya que se dejaron llevar por las modas y lo bonito que era de cachorro.

Observo como la mayoría de los propietarios están sumidos en la dinámica de su día a día, empleando poca atención al perro y exigiéndoles como si trabajaran todos los días sobre su educación o su especialidad.

Uno de los casos más comunes son los perros instalados en el jardín. Muchos de ellos, no salen a la sociedad porque pasan prácticamente la mayoría del tiempo en el jardín de casa y sus propietarios creen que, con eso, todo está resuelto.

Otro caso se da con el mismo perro, el día que entran en casa, es todo un trasto, corriendo y saltando con la inmadurez de un cachorro, ya que nunca aprendieron como estar en casa.

Luego está el propietario que vive con el perro y que solicita mi ayuda sobre algún problema de comportamiento. Cuando he trabajado al perro sobre su conducta durante el tiempo estimado que se necesita, se observa que al cabo de unas semanas el perro vuelve a las andadas en su educación, dado a la falta de compromiso, permisividad e inconsistencia en el modelo educativo del perro.

Tienen el concepto de que el adiestramiento lo hará cambiar por sí solo, cuando él perro sigue siendo el mismo, solo que con unas pautas que generan control sobre él. También se suele creer que, si el perro es adiestrado, esto interfiere en la educación en casa, cuando ambas cosas van de la mano. Cuando la mayoría de los casos en la convivencia se dan por haber poco acuerdo entre los miembros.

Otra realidad, son los propietarios que viven en pisos o unifamiliares, suelen llegar a casa y sacar al perro dos veces al día cinco minutos, dando por sentado que con eso quedan resueltas sus necesidades. 

A esto le añades que son perros tratados sin normas, ni límites en su vida rutinaria, sobre protegidos, dando rienda suelta a sus impulsos, unido a la incomprensión de los propietarios sobre su conducta y creando una batalla diariamente durante la convivencia.

Están los propietarios que, a la mínima acción de miedo por parte del perro, actúan agobiándose más que el perro, trasmitiendo una convivencia llena de angustia. Cuando el perro está totalmente sano.

Muchos de estos perros terminan siendo perritos blandos, llenos de miedos y perturbando su paz.

Lo triste, es ver como en la sociedad se sigue predominando las razas llevados por las modas, con independencia de si nuestro modelo de vida podrá cubrir las necesidades de ciertas razas (fuerza, conocimientos, autoridad, etc.) y sobre la responsabilidad que conlleva atender las necesidades del perro, los cuidados y su educación.

Se obtienen perros qué biológicamente no están aptos para ciertas temperaturas. Incluso, se obtienen perros con grandes dosis de energía, que necesitan ser resuelta diariamente y qué andan deambulando en pequeños apartamentos.

Propietarios que sustituyen el desgaste mental que necesita perder el perro, por la tensión que genera tirar la pelota una y otra vez.

Luego, estos perros debido a su débil resistencia dada a la poca canalización de sus energías e impulsos, suelen derivar en trastornos por excitabilidad excesiva o peor aún, en motivación hostil, siendo noticia de prensa en los principales medios del país.

Todo lo que interfiere sobré su genética, llevan al perro a diferentes problemas clínicos y educativos. Al final, lo que es del agua, del agua será.

Antes de adquirir un perro, hay que tomar consciencia e informarse sobre la raza o si es acogido, pedir información directamente en el centro de acogida. Esto, añadido a un estudio de nuestro modelo de vida, hará que se cuadre mejor una convivencia con armonía con él perro.

2 comments on “Lectura sobre educación del perro en nuestra sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accesibilidad